Calefactores Electricos

¿Quieres COMPRAR los MEJORES CALEFACTORES ELECTRICOS para calentar tu casa de manera económica y efectiva al precio más barato? Tienda online calefacción.

Un calefactor eléctrico es una de las opciones más económicas y rápidas de calefacción para el hogar.

Ya que al no necesitar instalación, simplemente hemos de enchufarlo a la red eléctrica y a funcionar podemos conectar las habitaciones que nos interese calentar en cada momento de una manera rápida.

Son modelos que no están pensados como sistemas de calefacción central pero son muy útiles por ejemplo cuando queremos calentar el cuarto de baño que es un espacio pequeño y para ducharnos en invierno resulta ideal para evitar el frío.

Aparatos que llevan incorporados unas resistencias eléctricas calefactoras, y que en muchos casos llevan incorporados unos ventiladores para que el calor llegue más lejos y más rápido.

¿Qué tener en cuenta de cara a comprar el mejor calefactor eléctrica?

A continuación veremos una pequeña guía de compra para elegir entre los mejores modelos que se puedan ajustar a nuestras necesidades.

Nivel de potencia

Una de las primeras cosas en las que nos debemos de fijar antes de comprar un modelo emisor eléctrico es el nivel de potencia.

Dependiendo de la cantidad de m2 de habitación que queramos calorifugar deberemos irnos a más o menos potencia.

Son interesantes los que tienen diferentes niveles de potencia ya que serán más flexibles de cara a utilizarlos en habitaciones de la casa de diferentes medidas.

Tipos de calefactores eléctricos

Otra cuestión de cara a elegir bien es conocer los tipos que existen en el mercado:

Convectores

Son los modelos que llevan una o dos resistencias y además disponen de un ventilador para hacer que el calor llegue a más distancia y más lejos.

Radiadores sin inercia

Son los conocidos como calefactores de infrarrojos que emiten rayos infrarrojos para calentar.

Radiadores de inercia

Estos modelos son los que tienen en su interior como aceite, agua u otro líquido transmisor que acumula calor y lo emite pausadamente.

Acumuladores

Son los que disponen de materiales refractarios habitualmente que acumulan calor durante la noche donde la tarifa nocturna eléctrica es más barata para soltar el calor por la mañana donde la tarifa eléctrica tiene un precio más elevado.

Que lleven termostato de temperatura

Es muy conveniente que el modelo que elijamos lleve un termostato donde podamos fijar una temperatura objetivo a alcanzar para que cuando llegue a la misma deje de funcionar y cuando baje vuelva a ponerse en marcha.

De esta manera tendremos un buen confort térmico además de ahorrar en la factura de la luz.

¿Por qué comprar en esta tienda online?

Porque encontrarás un amplio catálogo donde encontrarás una amplia variedad de modelos de diferentes marcas con diferentes niveles de potencia y características al mejor precio.

Con envío habitualmente en 1 o 2 días y muchas veces sin gastos de envío.

¿Cómo elegir un calefactor eléctrico?

A la hora de elegir un calefactor eléctrico, primero deberá decidir para qué quiere utilizarlo.

Hay varios tipos diferentes entre los que elegir, como los convectores, los de aceite y los de infrarrojos.

Estos tres tipos tienen diferentes usos, por lo que es importante saber cuál necesita.

Convectores

A la hora de elegir un calentador eléctrico para su casa particular, hay algunos factores que debe tener en cuenta, como su potencia y su tamaño.

Aunque el tamaño y la potencia no están directamente relacionados entre sí, los dos factores están relacionados entre sí y afectan a la eficiencia del calentador eléctrico.

Por ejemplo, los convectores eléctricos para la habitación de un niño suelen ser más pequeños, por lo que debe buscar modelos aerodinámicos con un cuerpo sólido y sin esquinas afiladas.

Otra consideración importante es la ubicación. Los convectores pueden montarse en el suelo o en la pared, pero no deben colocarse directamente encima o delante de aparatos que produzcan calor.

Puede elegir termostatos que se puedan controlar individualmente o aquellos que puedan ser controlados por un sistema de automatización del edificio.

A la hora de elegir un termostato, también debe tener en cuenta el grado de precisión que necesita, así como el tamaño y la altura de la habitación.

Los convectores tienen muchas ventajas. Por ejemplo, son excelentes para espacios con grandes ventanas y proporcionan un movimiento ascendente del aire, lo que minimiza la condensación.

Además, los convectores son ideales para zonas tranquilas, ya que no utilizan aire forzado para crear calor.

Infrarrojos

Los calefactores eléctricos de infrarrojos funcionan emitiendo radiación térmica.

Estas ondas viajan a través del aire y calientan los objetos en contacto con ellas.

El calefactor eléctrico de infrarrojos funciona calentando los objetos físicos y haciendo circular el calor por la habitación. El elemento calefactor es de cobre, latón o acero, según su material.

Los calefactores de infrarrojos no emiten rayos UV, por lo que son ideales para personas con piel sensible y problemas respiratorios.

Tampoco generan sustancias contaminantes y no agitan el aire como otros tipos de calefactores.

Además, los calefactores de infrarrojos no provocan la aparición de moho, lo que reduce el polvo en la habitación.

Los calefactores eléctricos de infrarrojos están disponibles para su uso en interiores y exteriores.

Son fáciles de usar y pueden calentar rápidamente la zona. Son ideales para patios y garajes, y pueden ahorrar dinero en las facturas de electricidad. Son seguros para las mascotas y los niños.

Tipo de aceite

Los calefactores eléctricos de aceite son ideales para calentar habitaciones pequeñas y proporcionan un calor uniforme.

Estos calefactores son silenciosos y no requieren mucha energía para funcionar.

Como no utilizan piezas móviles, también son eficientes desde el punto de vista energético.

Tardan unos 30 minutos en calentar una habitación. Sin embargo, no son la mejor opción para habitaciones grandes.

Los calefactores eléctricos de aceite pueden tardar mucho en calentarse, por lo que hay que tener en cuenta la habitación en la que se va a utilizar.

Este tipo de calefactor puede utilizarse en baños, dormitorios o salones. Los calefactores eléctricos de aceite pueden programarse para que se enciendan y apaguen automáticamente.

El termostato le permite ajustar la temperatura deseada y ahorrar energía.

Otra ventaja de los calefactores de aceite es que pueden dejarse encendidos durante la noche.

Como no tienen un elemento calefactor expuesto, son seguros de usar por la noche.

Además, llevan incorporados temporizadores e interruptores de seguridad para reducir el riesgo de incendio.

Este tipo de calefactor puede durar hasta 20 años si se utiliza correctamente.

Convectores de infrarrojos

Los calefactores eléctricos de convectores de infrarrojos tienen varias ventajas sobre otros tipos de calefactores.

Estos calefactores consumen poca energía y se pueden instalar fácilmente. Pueden montarse en la pared o en el techo.

Además, no pierden calor cuando se abren las puertas. Tampoco necesitan tubos de escape ni filtros. Su vida útil también es muy elevada.

La eficacia de los calefactores de infrarrojos depende de los reflectores utilizados.

Los reflectores deben tener una alta reflectividad para que el sistema de calefacción absorba la mínima radiación. Suelen ser de acero inoxidable, aluminio o cerámica. También pueden estar chapados en oro o rubí.

Estos calefactores también son beneficiosos para las personas con alergias. Se ha demostrado que reducen el riesgo de alergias y problemas respiratorios.

También disminuyen la formación de moho en las habitaciones húmedas. También evitan la circulación de polvo y pelos de animales domésticos en el aire.

Además, los calefactores de infrarrojos pueden mejorar la circulación sanguínea y reducir la presión arterial.

Zócalos eléctricos

A la hora de elegir los calefactores, asegúrese de sopesar las ventajas e inconvenientes de la calefacción por zócalo eléctrico.

La calefacción por zócalo eléctrico es más fácil de instalar y no requiere conductos.

Este tipo de sistema puede ser una opción atractiva para las casas más antiguas que no tienen sistemas de calefacción central.

También puede ser menos costoso y más eficiente energéticamente.

Los calefactores eléctricos de zócalo son muy duraderos y pueden durar hasta 20 años.

Con los cuidados adecuados, pueden durar incluso más. Según la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas, la vida media de los elementos del hogar varía según el clima, la intensidad de uso y el mantenimiento.

Las compañías de seguros suelen preguntar por el tipo de calefacción que utiliza en su casa y por la antigüedad del calentador. Si tiene más de 20 años, su compañía de seguros podría cuestionar su cobertura.

Los calefactores eléctricos de zócalo utilizan un termostato para ajustar la temperatura.

Esta característica elimina la necesidad de instalar un termostato independiente en la pared.

Estas unidades también detectan las zonas más frías de la habitación, por lo que pueden ajustar la temperatura automáticamente.

Convectores eléctricos

Los convectores eléctricos se utilizan para calentar espacios. Estos calefactores utilizan cables de resistencia enrollados en espiral que generan calor. Normalmente están recubiertos de polvo aislante u óxido de magnesio.

Muchos modelos de calefactores por convección también tienen aletas que mejoran la transferencia de calor. Cuanto mayor sea la superficie de estas aletas, más calor transferirán al aire que pasa por la unidad.

Normalmente, las aletas de aluminio están unidas a presión a una varilla metálica, pero los modelos más resistentes utilizan aletas de acero.

Un termostato digital ayuda a controlar la temperatura con precisión y evita las oscilaciones bruscas de temperatura.

También modula el consumo de energía una vez que la temperatura ambiente alcanza un nivel confortable.

Una pantalla LED hace que el funcionamiento de esta unidad sea sencillo e intuitivo. Su termostato de cinco modos tiene una precisión de 0,5°C.

También cuenta con un detector de ventanas abiertas para reducir automáticamente la potencia calorífica cuando una ventana está abierta.

Los calefactores eléctricos de convección no son ideales para su uso en interiores durante periodos prolongados.

El proceso de combustión libera sustancias químicas nocivas, como el monóxido de carbono, que pueden afectar a la calidad del aire interior.

La intoxicación por monóxido de carbono puede provocar síntomas como mareos y náuseas. Si elige este tipo de calefactor, debe instalar un detector de monóxido de carbono.

Convectores eléctricos con termostato

Los termostatos ayudan a regular la temperatura de un convector eléctrico.

Un termostato puede ser programable o manual, y algunos modelos tienen ambos. El uso de los termostatos permite a los usuarios mantener una temperatura confortable a la vez que se conserva la energía.

Los termostatos programables pueden controlarse manualmente o pueden integrarse en un sistema de automatización de edificios.

A la hora de elegir un termostato, tenga en cuenta el grado de precisión que necesita y los parámetros de diseño del espacio.

Una de las ventajas de los convectores eléctricos es su bajo peso. Esto significa que pueden instalarse en la mayoría de las estructuras de pared, e incluso pueden montarse en una sola capa de cartón-yeso.

Aunque su tamaño no sea tan grande como el de una batería de calefacción, su potencia es muy superior.

Esto se debe a la gran velocidad de movimiento del refrigerante. Además, contienen nervaduras especiales que ayudan a la transferencia de calor.

Los convectores eléctricos también pueden utilizarse como dispositivos de ahorro de energía.

Aunque el consumo de energía es bastante constante, debe haber un apagado periódico para conservar la energía. P

ara evitarlo, los convectores eléctricos no deben funcionar constantemente en el modo máximo.

Peso

Los calefactores eléctricos suelen ser ligeros, pero algunos son más pesados que otros.

Los modelos portátiles pueden pesar hasta 10 kg, mientras que los modelos de torre o convección pueden pesar hasta 50 kg.

Muchos tienen una construcción resistente a los impactos y grandes asas para facilitar su transporte.

Algunos también vienen con maletas de transporte. Los modelos de torre y convección son más permanentes y pueden montarse en la pared o en el suelo.

El peso depende del tamaño del depósito, que también es un factor importante.